619 685 852
Castellón

Los tres reinos…

El primer reino de Corea, Gojoseon, fue fundado en el año 2333 adne y a mediados del siglo I adne, comenzaron a formarse en la actual Corea los denominados Tres reinos o Samguk: Koguryo, Baekje y Silla, además de una gran confederación llamada Confederación Gaya. Silla, entonces denominado reino de Saro, era el reino más débil y pequeño, pero se independizó de China en 57 adne y Koguryo lo hizo en 37 adne, se unieron a grupos tribales y, con potentes y complejas estructuras político sociales, formaron reinos de considerable poder. Como China no se fiaba de los ejércitos de estos reinos, colocó controles al norte de la península coreana establecidos en comandancias, como provincias independientes de la dinastía gobernante en China, la Hang. Poco a poco, los Tres reinos conquistaron las comandancias; la última que cayó fue en 313 a manos de Koguryo. El llamado Periodo de los Tres Reinos, cronológicamente hablando, se comenzará a medir a mediados del siglo IV y finalizará en 668 cuando Silla acabe conquistando Koguryo, cuando ya había conquistado Baekje y la Confederación Gaya.

No es la historia en sí la que quería contaros, sino la maravillosa esencia de la misma que existe en dos recopilaciones, Samguk Sagi y Samguk Yusa, ambos del XII.

 

En el primer libro encontramos la historia de los tres reinos, pero es el segundo, Samguk Yusa o Memorabilia de los Tres Reinos, el que me interesa, porque en él se recogen leyendas, mitos, cuentos populares, biografías recopiladas y escritas un siglo despues que Samguk Sagi, por el monje Il-Yeon o Iryeon.

Los mitos más importantes se refieren el Sol y la Luna, la fundación de Corea por Tang’un, y la vida de los antiguos reyes. Las leyendas hablan en su mayoría sobre lugares, personas y fenómenos naturales. Los cuentos populares incluyen historias sobre animales, ogros, duendes y seres sobrenaturales; tratan de la bondad recompensada y el mal castigado, de la inteligencia y la estupidez. Debido a que Iryeon era un monje budista, cuenta historias sobre la fundación de monasterios, construcciones, fabricación de campanas, relatos de milagros… todo ellos siempre acompañado de motivos didácticos o de reflexión, destinados a una comprensión más profunda de la vida.

Hoy, me permito hacer un poco más larga la entrada para contaros el cuento de la fundación del primer reino.

Cuentan que Hwan-en o Hwanin, el Rey del Cielo, preguntó a Hwanung, uno de sus hijos más jóvenes, si quería ir a la tierra para gobernar su propio reino. Hwanin inspeccionó las montañas de la tierra y eligió Monte Taebaek-san, la Gran Montaña Blanca, por se la más alta y tener así el cielo abierto. Así mandó a su hijo para beneficiar a la humanidad.

Hwanung descendió con tres sellos celestiales y 3000 seguidores, hasta un árbol de sándalo que estaba en el pico del monte sagrado Taebaek-san. Allí se estableció una ciudad sagrada dirigida por los nobles espíritus del viento, la lluvia y las nubes como sus ministros. Un gobierno que se estableció con 360 departamentos para gobernar con leyes y códigos morales sobre agricultura, almacenamiento de grano, caza, pesca, enfermedad y medicina, educación, artes, vida familiar, la determinación del bien y el mal, etc.

Cuando todo estaba funcionando con regularidad, llegaron un oso y un tigre para rogar a Hwanung que les convirtiese en seres humanos. el Príncipe Celestial decidió darles una oportunidad, y les dio un paquete de artemisa y veinte bulbos de ajo; les dijo que si comían sólo estos alimentos sagrados y se quedaban en una cueva, fuera de la luz solar, durante cien días, se convertirían en humanos.

El tigre en breve se rindió impaciente por el hambre  y salió de la cueva. El oso se mantuvo y después de 21 días fue transformado en mujer. El oso-mujer, Ungnyeo, muy agradecida hizo abundantes ofrendas a Hwanung sobre una mesa de piedra situada bajo el árbol sagrado en el pico del monte. Ella no tenía marido pero le rogó por un hijo. Hwanung conmovido se transformó en humano, se apareó con ella y, nueve meses más tarde, dio a luz a un hijo, que fue nombrado Dan-gun Wanggeon. Dan-gun fundó el primer reino coreano y lo nombró*, donde gobernó durante 1.500 años.

*Joseon, derivado de Choson, significa Tierra de Humanos según unos y Calma Matutina según otros.

Si queréis saber más, las notas al pie de página de este artúculo son muy buenas, de ahí he sacado el cuento. AQUÍ.

Publicado en : articulos
Artículos relacionados
Una isla especial… ( 13 feb,2017 )
máscara
Bonitos dientes… ( 21 abr,2016 )
7 Comentarios
  • Gran aporte gracias,alguien dentro de su experiencia particular se ha preguntado sobre la diferencia genetica y geografica de las razas humanas? Mi humilde perpespectiva quisaz ignorante al respecto no deja de apreciar las capacidades diversas y los relatos tan variados pero en general existe una memoria de todas las culturas de haber sido sembrados,creados o bien intervenidos por deidades diversas de todas ellas las menos estudiadas o conocidas son las orientales pues han permanecido ermeticas para ojos occidentales ,no poseemos la capazidad de ver mas alla de lo establecido?
    Gracias.

    • Es evidente que cada continente se cree el ombligo del mundo; los europeos estudian Europa, se basan en el estudio de la Historia y la Filosofía dentro del ámbito europeo, etc, y no reconocen más allá del mundo en el que viven. Quienes sienten la inquietud del conocimeinto siempre se alejan de ese centralismo para poder observar desde varias perspectivas. Será por ello que mi interés se centra ahora en la cultura y la lengua coreanas.

      Gracias por comentar. Prefiero, si no le importa, saber con quién dialogo. Los anónimos no me agradan. Muchas gracias.

    • Sí, parece que ciertas civilizaciones se niegan a aprender de otras. Desde la cultura europea, que es la que conozco, ignora lo oriental o sigue manteniéndolo como algo exótico. Una verdadera pena.

  • Qué interesantes historia y cuento. Nada apenas sabía de esta cultura, por lo que ha sido una delicia leerte. Muchas gracias, amiga. Mi abrazo fuerte para ti.

    • Hola, Julie, poco a poco me voy adentrando en esta cultura, para mí una gran desconocida. Siempre pienso que la forma en la que la Historia se enseña en los centros docentes, es una manera de mirarse el ombligo, de casi obligarnos a desconocer las tres cuartas partes del mundo, de acortarnos la visión del lugar al que pertenecemos, de hacernos, de alguna manera, endógamos, de amar solamente lo nuestro con la única razón de poderlo defender por su interés, de ahí las patrias y los ejércitos y esas cosas… perdón por la vulgaridad :), pero creo que el desconocimiento solamente crea desconfianza y temor, y no me gusta nada esa forma de pensar y menos de actuar.

      Un beso bien grande y gracias.

  • Ambos significados: El país de la mañana en calma o el país de los humanos, me gustan.
    Una tierra llena de mucha historia, ligada a los reinos chinos milenarios.

    Pero incluso el juego de estrategias dividió lo que nunca debió hacerlo…Y aún muchos sufren está división.

    Estoy de casi vacaciones…

    Besos

    • Así es, la gran diferencia entre ambas Coreas no fue más que un interés del momento, pero lo mismo ha sucedido en nuestro país, la serie de autonomías periféricas creadas por intereses ha creado unos gobiernos autonómicos con figuras de altos cargos que abruman a cualquier economía. Cada reino con sus reyezuelos; el ciudadano que no habla la lengua del otro no puede acceder a ciertos trabajos; distintos manuales de estudio, distintas lenguas, distintos nos hacen ver…

      Muy buena aportación, Manuel. Gracias.

      Olé, pues a pasarlo bien, a relajarse y a ser feliz.

      Un beso y tu cafelito con hielo :)

Escribe un comentario

Nombre*
Página web

Comentario*