619 685 852
Castellón

Los eunucos en China…

517343

El eunuco (ka san ga san) en China fue un miembro más dentro de los palacios y de la administración civil, en la que formaba parte de la red de funcionarios. Dependiendo de las dinastías, los eunucos fueron bien considerados o humillados, perseguidos y asesinados. Los eunucos de palacio tenían diversas actividades a realizar, como vigilar que las concubinas no mantuviesen relaciones sexuales con los mensajeros, recaderos o miembros del personal de palacio; el resto de los trabajos eran domésticos, desde barrer a limpiar zapatos o vaciar orinales.
La castración de estos hombres podía ser voluntaria, tratando de entrar en la corte aunque muchas veces no lo conseguían, o forzada, bien como castigo -en realidad ese y la muerte eran los peores- o bien porque los mismos padres castraban a sus hijos para darles un futuro.

La castración cortaba los genitales al completo y a ras del vientre, es decir, que quedaba un agujero para orinar y el conducto de la reproducción se insertaba dentro de la carne cortada antes de coser la herida. Tardaban más de dos meses en poder andar.

Los genitales se ponían a secar y se guardaban en una caja o un recipiente sellado con cera, ya que al fallecer el eunuco se le cosían por que si no estaba íntegro no podía tener vida tras la muerte.

En la Ciudad Prohibida de Pekín había cientos de ellos, según su categoría podían ser vejados y apaleados a gusto del emperador, o estar muy bien considerados y ser los hombres de confianza de la corte imperial. Cuentan que, generalmente, los eunucos tenían muy mal carácter, eran vengativos, codiciosos y pervertidos.

Pasaron los años y segían castrando niños y adultos, ya en el siglo XV Zheng He llegó a obtener un importante cargo y a estar muy unido con el Emperador Zhu Di (1403-1424).

Zheng He era un almirante que capitaneaba una flota de 300 barcos con más de 30.000 tripulantes. Estos eunucos de la corte de Zhu Di  eran comerciantes reales y cobradores de tributos e impuestos. En Nanjing, a orillas del Yan Tze, se construyó la flota y estuvo el hogar del famoso almirante. Una de las más grandes naves de esa época se llamaba Nave del Tesoro.

Evidentemente, llegó la flota a América mucho antes que Colón, así se demuestra en este friso de la época.

El último eunuco chino, Sun Yaoting, falleció en 1996 estando protegido por el gobierno en un monasterio budista.

Publicado en : articulos
Artículos relacionados
máscara
Bonitos dientes… ( 21 abr,2016 )
images (1)
La ofrenda… ( 29 ene,2016 )
Julia-Aquila-Severa
Damnatio memoriae… ( 3 feb,2016 )
Los tres reinos… ( 21 jun,2016 )

Escribe un comentario

Nombre*
Página web

Comentario*