619 685 852
Castellón

Laocoonte…

images

Fue Baccio Bandinelli quien, a finales del quince y bien pasada la mitad del dieciseis, creó, entre 1520 y 1525, el grupo escultural Laocoonte con tres piezas de mármol blanco.
Como muchas obras romanas, ésta es una copia de la pieza griega de entre 120 y 20 adne. Plinio el Viejo afirmó que la escultura era obra de tres escultores de Rodas: “Atenodoro, hijo de Agesandro, y Agesandro, hijo de Peonio, y Polidoro, hijo de Polidoro, rodios, lo hicieron.”

La escultura representa a un sacerdote de Troya llamado Laocoonte y a sus dos hijos mientras están siendo estrangulados por unas serpientes de mar enviadas por Neptuno. La historia está recogida en La Eneida de Virgilio, en el episodio referido a la guerra de Troya. Laocoonte era el sacerdote del templo de Apolo Timbreo en Troya, de su matrimonio con Antiopa tenía dos hijos. Cuando Troya era sediada por los aqueos, éstos simularon retirarse dejando un caballo de madera, como regalo a Apolo, en las puertas de Ilión. Laocoonte, desconfiando de los griegos, alerto a los troyanos de una posible trampa y les aconsejó quemar el caballo. Los troyanos consideraron una aberración quemar un regalo hecho a una divinidad; así que el mismo Laocoonte decidió lanzar teas encendidas contra el caballo, en ese momento salieron del mar dos serpientes enviadas por Athina y Neptuno que devoraron al sacerdote y a sus dos hijos. Los troyanos lo entendieron claramente como un castigo divino.

Cuentan las crónicas del momento que la escultura estaba fragmentada en nueve cuando la encontraron el 14 de enero de 1506 en unas viñas situadas en colina Esquilino de Roma. La viña se encontraba en el lugar que ocupaba la residencia del emperador Tito, y que antes ocupó la Domus Aurea de Nerón. Al enterarse el papa Julio II del hallazgo, mandó inmediatamente a su arquitecto Giuliano da Sangallo y a Miguel Ángel, quienes reconocieron que era la obra citada por Plinio el Viejo.
A la obra le faltaba el brazo derecho de Laocoonte y una parte de los brazos de sus hijos, la aobra era tan grandiosa y admirada que pronto aparecieron muchos artistas para proceder a su reconstrucción. El primero de ellos fue Baccio Bandinelli en 1520, el segundo Montorsoli en 1531, que había sido alumno de Miguel Ángel, y que colocó el brazo más elevado y separado de la cabeza. Luego se sacó a concurso la copia y recomposición de la obra, ganando Sansovino al ser elegido su trabajo para ser fundido en bronce.
Más tarde, en 1725, Agostino Cornacchini modificó otra vez la posición de los brazos levantándolos  más todavía, hasta que en 1819 Cánova vuelve a colocarlos como Montorsoli los había ideado.
En 1905 un arqueólogo llamado Ludwig Pollac reconoció el brazo original en una tienda de antigüedades de la Vía Labicana, en la posición que Miguel Ángel había dicho ser la correcta. El brazo fue colocado entre 1957 y 1960, cuando Filippo Magi hizo una de las últimas restauraciones.

El gesto de desesperación de los tres es perfecto, podemos permanecer durante un largo momento contemplando la posición de las cejas, de la boca, de la frente. Por eso, estoy competamente de acuerdo con Antonio Natali, director de la Galleria degli Uffizi, quien considera la obra del Laocoonte una de las primeras y más intensas muestras de emoción, fuerza y debilidad del corazón reflejadas en una escultura antigua.

Finalmente. las últimas teorías dicen que fue una copia realizada por Miguel Angel, enterrada por el mismo en varias piezas -por eso no está hecha en un único bloque de mármol como dijo Plinio- y esperando que la encontrasen y valorasen como una antigüedad, y como tal se la pagasen. La razón es este dibujo suyo de la espalda:

 

Publicado en : articulos
Artículos relacionados
Cinco ejemplares… ( 26 may,2016 )
108f2b_d3b773c94a404997bd2d7e63bf5757a5
Etiqueta de momia… ( 26 abr,2016 )
máscara
Bonitos dientes… ( 21 abr,2016 )
Pequeña leyenda… ( 9 mar,2016 )
2 Comentarios
  • Realmente impresionante. Y yo que pensaba que estaba enterado de algunos temas históricos… Le agradezco su aportación y solicito permiso para utilizar sus textos en mis clases.

    Gracias

    P.D.: Por supuesto la citación de la fuente aparecerá en mis explicaciones.

    • Muchas gracias. Si le resulta útil el material y ayuda a los estudiantes, perfecto. La misma información puede encontrarla usted en la red, aunque esparcida en varios textos, tal vez le sea esta pás propicia por estar resumida.

      Gracias.

Escribe un comentario

Nombre*
Página web

Comentario*